rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Catástrofes naturales Colombia Juan Manuel Santos

Publicado el • Modificado el

Declaran calamidad pública por inundaciones

media
Rescatistas transportan damnificados por las calles de Bosa, en Bogotá, el 18 de octubre. ©Reuters

Al menos 138 personas murieron a causa de las lluvias que castigan 28 de los 32 departamentos de Colombia. El Gobierno pone en marcha un mecanismo para que las organizaciones internacionales acopien recursos para enfrentar la situación. El fenómeno 'La Niña' se ha desplazado hacia la región andina.


El presidente colombiano Juan Manuel Santos decretó el jueves “la calamidad pública nacional” en 28 de los 32 departamento del país para hacer frente a las intensas lluvias que han dejado en los últimos días al menos 138 muertos, 208 heridos, 22 desaparecidos y 1,3 millones de damnificados.

 
El mecanismo puesto en marcha "es un soporte importante para que las organizaciones internacionales en sus dependencias puedan acopiar nuevos recursos que contribuyan a la superación de esta calamidad, a la vez que acelera los procesos", explicó el ministro del Interior Germán Vargas.
 
Las precipitaciones ocasionadas por el fenómeno "La Niña" afectan especialmente a amplias zonas del norte y noroeste del país, y sus efectos han ocasionado emergencias. En la Bogotá, el alcalde Samuel Moreno declaró la alerta amarilla.
 
La capital colombiana presenta 84 puntos críticos y en total han sido atendidos 538 casos graves que dejan como resultado cinco muertos y nueve heridos, según Moreno.
 
“Nunca había visto a Bogotá como la he visto en estos últimos días, como la vi el día de ayer (por el miércoles). Pero no solamente Bogotá, el país entero”, declaró el presidente colombiano.
 
A pesar de que el gobierno y los organismos de socorro realizan intensos esfuerzos por colaborar con los damnificados, muchos de ellos se quejaron de que la ayuda no los ha cobijado, e incluso en zonas de Bogotá se han presentado altercados entre pobladores y miembros de la fuerza pública.
 
El gobierno asegura que ya se agotaron los recursos asignados a la prevención y atención de desastres y que es necesario conseguir unos 325 millones de dólares para enfrentar las consecuencias de las lluvias.
 
Después del Caribe, las precipitaciones se han desplazado hacia la región andina, donde se extenderán hasta principios de 2011, según los expertos.