rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Marruecos Crimen

Publicado el • Modificado el

Doce sospechosos deberán responder por la violación de una marroquí

media
Durante su cautiverio la joven fue quemada con cigarrillos y tatuada. Captura de pantalla de Youtube/Chouf TV.

Una docena de marroquíes de entre 18 y 27 años de edad serán juzgados por los abusos sexuales colectivos cometidos contra una joven de 17 años, que sufrió vejaciones durante dos meses.


Con Beatriz Meza, corresponsal de RFI en Rabat

En Marruecos, la conmoción es general por el nuevo caso de una agresión sexual contra la menor Jadiya Okkaru.

Si el verano 2017 se caracterizó por la violación colectiva y filmada de una joven subida en un autobús, en la ciudad de Casablanca, esta vez se trata de otra menor, Jadiya, que primero fue secuestrada, luego torturada y violada en un olivar durante dos largos meses en Oulad Ayyad, en el centro del país.

Los agresores, un grupo de 12 personas, van a ser finalmente juzgados el próximo 6 de septiembre por un tribunal marroquí, al sur del país magrebí, de donde procede la víctima.

El líder de la banda que ha cometido la violación está imputado por los delitos más graves del código penal, como la trata de personas, la formación de banda criminal o las torturas.

Los 11 cómplices serán juzgados por delitos de menor gravedad.

“Me han secuestrado durante cerca de dos meses, violado y torturado, (…) no se lo perdonaré jamás, me han destruido”, declara en un video donde muestra tatuajes vulgares y quemaduras de cigarrillos en su cuerpo.

El caso de Jadiya ha generado una corriente de cólera en todo el país que se ha surgido en las redes sociales y también se han creado grupos de apoyo para recaudar fondos destinados a la familia que sufre la pobreza extrema.

Entretanto, estos últimos días los padres de los sospechosos han multiplicado declaraciones a la prensa marroquí en la que acusan a la víctima de mentir al tiempo que denuncian su modo de vida “depravado”.