rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Eritrea Etiopía diplomacia Guerra

Publicado el • Modificado el

Eritrea y Etiopía acaban con el estado de guerra, 18 años después

media
El primer ministro etíope Abiy Ahmed (izquierda) y el presidente eritreo Issayas Afewerki (derecha). ASHRAF SHAZLY, Sumy SADRUNI / AFP

Eritrea y Etiopía firmaron este lunes una declaración conjunta que pone fin a las relaciones de hostilidad que ambos mantenían desde la paz del 2000. Un día antes el primer ministro etíope, Abiy Ahmed, viajó a la capital de Eritrea, Asmara, donde se reunió con el presidente Issaias Afeworki en una cumbre histórica que no se daba desde hace veinte años.


Por Ana García Valdivia,

La cumbre del domingo se organizó después de que hace un mes Abiy expresara su voluntad de ceder a Eritrea la ciudad de Badme, un territorio fronterizo disputado.

Esta decisión cumple con el fallo de una comisión independiente internacional de 2002, respaldada por la ONU, que obligaba a Etiopia a desocupar la región, de soberanía eritrea. La televisión oficial eritrea ha mostrado imágenes de los dos dirigentes abrazándose, un gesto de gran valor simbólico e impredecible hasta hace pocas semanas.

"Se inicia una nueva era de paz y de amistad", publicó el ministro eritreo de Información, Yemane Gebremeskel, en su cuenta Twitter al terminar la cumbre. Por su parte, Abiy ha anunciado la reapertura de embajadas y la reanudación del tráfico aéreo y marítimo asi como las telecomunicaciones entre las dos partes.

Un conflicto de más de 50 años

El rencuentro entre Issaias Afeworki y Abiy Ahmed da cierre a la disputa fronteriza abierta desde el fin de la guerra de 1998, pero el conflicto se remonta medio siglo atrás. Acabada la segunda guerra mundial, Eritrea y Etiopia dejaron de ser colonias italianas, pasando a formar parte de una federación conjunta que duró hasta 1962, cuando Etiopia se hizo con todo el territorio.

Esta anexión derivó en la creación de una resistencia eritrea que luchaba por la liberación del país. Tres décadas después, en 1993, la comunidad internacional reconoció la independencia de Eritrea, siendo uno de los últimos países en ver la luz.

Sin embargo, tan solo cinco años después de la declaración de independencia, estalló la guerra entre ambas naciones. Los dos años de conflicto armado acabaron con la vida de 80.000 personas y, a pesar de que en el 2000 se firmó la paz de Argel, los desacuerdos sobre las fronteras hicieron que las hostilidades se alargaran hasta el presente.

Antecedentes y perspectivas de futuro

El gesto de reconciliación de Etiopia tiene mucho que ver con la llegada al poder de Abiy Ahmed el pasado mes de abril, después de que el anterior primer ministro, Hailemariam Desalegn, dimitiera tras un largo periodo de protestas. Abiy prometió reformas dirigidas a crear empleo, acabar con la corrupción y, entre otras, acatar el acuerdo de paz de Argel.

La cumbre con Eritrea refleja la voluntad del nuevo mandatario por renovar la imagen del Gobierno, además de permitir el acceso del país a los puertos eritreos, un importante estímulo económico.

Este giro en la política de Etiopia facilita la normalización de las relaciones con su vecino: "Podemos comenzar a hablar de un verdadero acercamiento y un comienzo de resolución definitiva del conflicto entre los dos países ", dijo una entrevista Leonardo Vincent, periodista de Media Monde y especialista en el Cuerno de África. Una visión optimista que puede convertirse en una amenaza para el Presidente de Eritrea, quien ha utilizado la ocupación de Etiopia y la necesidad de defenderse de su enemigo como argumento para sostener uno de los regímenes más represivos del mundo.