rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Vida en el planeta
rss itunes

Niños soldados, infancias robadas

Por Silvia Celi

Según datos de UNICEF, en el mundo hay cerca de 300.000 niños soldados. Niños a los que se les ha truncado la infancia. Niños que, de continuar en esa situación de desamparo y de violencia extrema, se convertirán en adultos similares a aquellos que les robaron la inocencia.

La Junta de la Misión Médica Católica, una organización no gubernamental creada en Estados Unidos en 1912, ha establecido conjuntamente con UNICEF, en la localidad de Yambio, en Sudán del Sur, una base para acoger a niños soldados, intentar curarles las heridas físicas y psicológicas, y devolverlos a sus familiares y a sus comunidades.

Bruce Wilkinson, presidente de la CMMB, en sus siglas en inglés, le habló a RFI desde Yambio.

RFI - ¿Cuál es la situación en Yambio en estos momentos?.

BW - “Aproximadamente 314 niños han sido oficialmente liberados. 87 son niñas. Ahora están en un proceso de reinserción en el que reciben orientación y cuidados e intentaremos devolverlos a sus familias. Hoy estuve en los servicios de inmigración para ocuparme de las 87 niñas. Es muy interesante porque muchas de ellas han sido adoptadas, otras han sido víctimas de abuso y otras han sido obligadas a someterse a los comandos rebeldes. Son chicas muy jóvenes. En realidad fue muy triste ver hoy a seis de ellas, niñas de 14 a 16 años, que ahora tienen bebés de 4 a 18 meses”.

RFI - ¿Qué hacen ustedes para intentar que esos niños recuperen una vida más o menos normal?

“Tan pronto como identificamos a estos niños comenzamos a buscar la residencia de sus padres porque creemos que deberían estar con ellos y volver a sus comunidades. Pero mientras tanto están en el proceso de reintegración, lo que usualmente tomas unos tres meses. Los reunimos para que cuenten sus historias, lo que les sucedió y como eso los cambió. Eso es lo que llamamos asistencia psicológica. Es una manera de que puedan ser escuchados y a la ves puedan escuchar las experiencias de otros niños".

“También hacemos inspección sanitaria masiva porque muchos de ellos han estado en los bosques entonces los examinamos para saber si sufren de enfermedades venéreas, desnutrición, etc.  Y es muy triste cuando uno ve a las jovencitas que han sido violentadas sexualmente y sometidas a violencia de género".

"Al final del proceso de reinserción los incitamos a jugar… jugar con otros niños, para eso tenemos personal local. Los niños juegan entre ellos, se ríen y comienzan a relajarse un poco y sobre todo a sentirse protegidos. Pero luego tratamos de que desarrollen ciertas habilidades para que cuando vuelvan a sus comunidades puedan ganar algo de dinero. De manera que les enseñamos cosas básicas".

RFI - ¿Las comunidades y las familias son receptivas al retorno de los niños?

“Muchos de esos niños fugaron porque eran muy infelices en el seno de sus comunidades. Algunos fueron obligados a volver a sus pueblos para que cometieran crímenes o para que hirieran a la gente. Entonces hay comunidades y familias que no están muy inclinadas a recibirlos. Por el contrario, otras extrañan a sus niños que fueron adoptados. Yo diría que cerca de 25% de esos niños encuentran problemas a la hora de regresar a sus comunidades. 75% serán bien recibidos por sus familias".

Niños entregan uniformes y armas en Yambio. Sudán del Sur. Febrero de 2018. ®CMMB

RFI - Bruce, desde el punto de vista emocional, ¿cómo manejan usted y sus equipos esas situaciones tan terribles, sobre todo cuando se trata de niños?

BW - “Es difícil. Hoy cuando estaba con las niñas vi a un grupo de unas veinte que tienen entre 13 y 17 años. Estaban con sus bebés, los hijos de los rebeldes. Pero fíjese que también sienten esperanza porque ahora alguien se preocupa por ellas, alguien las quiere, las protege. Sus ojos reflejan experiencias terribles…es muy muy triste. Pero uno tiene que sobreponerse y seguir adelante, hay que ayudarlas a ver que tienen un futuro. Que podrán superar esas experiencias. Tienen que pensar que el futuro será mejor".

"Ese es nuestro trabajo, pero no es solo trabajo sino parte de lo que somos y de que creemos que todo niño tiene derecho a tener esperanza, cualquiera que sean sus circunstancias o las experiencias que hayan vivido".

"Nosotros sabemos que los niños son increíblemente resilientes y es hermoso ver evolucionar y regresar a una vida normal a un niño que ha sufrido tanto".

"Estaba viendo a tres niñas que estaban jugando cartas, se reían, se abrazaban. Fue muy lindo ver a niñas ser solo eso…niñas de quince años. Creo que reunirlos es muy provechoso para todos".

RFI - En otros países del mundo hay niños que viven algo similar.

"Los niños alrededor del mundo sufren las consecuencias de la sociedad. Cuando la sociedad pierde su capacidad de proteger y de amar a sus niños significa que la sociedad está muy mal. Lo único que queremos nosotros es protegerlos y proporcionarles un futuro mejor".

>>Para escuchar el audio de la entrevista cliquee en la flecha que aparece sobre la foto de portada.

El chef italiano Massimo Bottura, abre un nuevo comedor social en la Madeleine de Paris