rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo
Enfoque internacional
rss itunes

Sudáfrica: ¿Jacob Zuma podría salir impune?

Por Raphael Morán

El presidente sudafricano Jacob Zuma podría estar viviendo sus últimos días como presidente. Su capital político se esfumó tras su presunta implicación en varios casos de corrupción.

En 2016, la justicia declaró a Zuma culpable por haber financiado la renovación de su casa con fondos públicos. El presidente tuvo que devolver medio millón de dólares a las arcas públicas.

Una parte de su partido, el ANC, Congreso nacional africano, considera que el mandatario de 75 años ya no tiene la legitimidad suficiente para gobernar, y que debe dejar el poder antes del fin de su mandato en 2019.

“Esto viene con la transición a la democracia, y con el liderazgo carismático de Nelson Mandela que logró aglutinar muchas cosas en Sudáfrica, y construyó al ANC como un partido extremadamente fuerte. El problema es que, como el partido era tan fuerte, el sistema de balance y contrapesos no era tan fuerte. Producto de eso, casos de nepotismo y corrupción se han venido dando”, observa Fabio Díaz, politólogo colombiano que trabaja en la Universidad de Rhodes en Sudáfrica.

El actual jefe de Estado está acusado de haber percibido, cuando era vicepresidente, sobornos por un contrato de armas de 4 200 millones de euros, firmado en 1999 por Sudáfrica, con varias empresas europeas.

Sin embargo, Zuma tiene todavía apoyos que le han permitido aplazar su destitución.

“La figura del líder tribal es una figura muy arraigada entre el electorado. Por lo tanto, el líder es respetado como un sabio entre la comunidad. Zuma ha tenido acusaciones de más de 700 cargos de corrupción y los han hecho un personaje controversial. Un sector de la sociedad sudafricana lo ve como alguien representativo, que no tuvo educación secundaria. Además, Zuma es de la comunidad Zulu, que demográficamente es muy fuerte en el país. Y lo hace fuerte en un proceso de negociación para su salida”, analiza desde El Cabo Fabio Díaz, en entrevista con RFI.

>Hacer clic en 'play' arriba en la foto para escuchar la entrevista completa, en versión audio.

En las próximas semanas, Zuma podría renunciar. Si rechaza hacerlo, el Parlamento puede destituirlo por violación de la Constitución, o a través de una moción de censura. Su partido el ANC también puede retirarlo su apoyo lo que causaría automáticamente su caída.

Pero existe un riesgo de escisión en el Congreso Nacional Africano  ya que los votantes zulu podrían sentirse afectados.

“Todo parece apuntar a que se está negociando una renuncia de Zuma para que tenga alguna dignidad saliendo de su cargo, que las comunidades no se sientan vulneradas al respeto de su representante zulu, y que Zuma salga impune”, anticipa el académico.

En caso de destitución de Zuma, el actual presidente del ANC, Cyril Ramaphosa podría ser elegido como presidente hasta las elecciones del 2019.

>Leer: el artículo de nuestra corresponsal, 'Cyril Ramaphosa, de sindicalista y millonario a posible presidente Sudáfrica'

Amnistía Internacional: medidas contra los derechos humanos en boga en 2017