rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Kenia Elecciones Violencia

Publicado el • Modificado el

Varios muertos en Kenia tras violencia post-electoral

media
Policías se enfrentan con los manifestantes que apoyan al líder de la oposición Raila Odinga en Nairobi, Kenia el 12 de agosto de 2017. REUTERS/Thomas Mukoya

Decenas de muertes se confirmaron en Kenia por las protestas tras el anuncio de la reelección de Uhuru Kenyatta para la presidencia del país. Los opositores, que apoyaban la candidatura de Raila Odinga indican que el número de víctimas podría ser muy superior. Kenyatta obtuvo el 54,27% de los votos, según cifras oficiales.


Ocho cadáveres, de los cuales siete murieron a balazos, han sido llevados a la morgue de Nairobi desde el viernes por la noche provenientes de los suburbios de la capital, afectada por la violencia tras el anuncio de la reelección del presidente Uhuru Kenyatta.

Según un recuento de la AFP, el balance de víctimas mortales en los enfrentamientos postelectorales se eleva a 11 personas.

Tan pronto como la Comisión Electoral comunicó la reelección del líder de 55 años, para un segundo mandato de un lustro, estallaron disturbios en los bastiones de la oposición, que denunció "una farsa" electoral.

Convencidos de que les habían robado la victoria, los partidarios de la oposición desataron su ira en el oeste del país y en barrios pobres de Nairobi como Kibera, Mathare o Kawangware.

"En el país no hay “manifestaciones”, porque las manifestaciones y huelgas pacíficas son protegidas por la constitución. Pero los individuos y bandas que saquean tiendas, ponen en peligro la vida de la gente y roban los comercios, esos no son manifestantes. ¡Son criminales!", dijo el ministro del Interior de Kenia, Fred Matiangi.

"Serán tratados de acuerdo a sus actos y a la violencia que ejerzan contra las fuerzas de seguridad. Así que hermanos y hermanas de Kenia, ustedes tienen derecho a expresar su desaprobación y descontento. Y como gobierno tenemos la responsabilidad de escuchar sus quejas. Pero, no hagan daño a ninguno de sus conciudadanos", agregó el ministro.

Tras la oficialización de la victoria de Kenyatta, se observaron escenas de júbilo en las zonas fieles a su partido Jubilee.

Con el 54,27% de votos, Kenyatta, que dirige el país desde 2013, había tendido la mano a su principal rival Raila Odinga (44,74%) el viernes por la noche, en su discurso a la nación.

"Debemos trabajar juntos (...) debemos hacer crecer este país juntos", declaró, pidiendo a la oposición que no "recurriera a la violencia".

Diez años atrás, más de 1.100 personas murieron y 600.000 abandonaron sus hogares en dos meses de enfrentamientos poselectorales, tras la reelección de Mwai Kibaki, ya denunciada por Odinga.

Los disturbios actuales no significan que el país se dirige hacia un conflicto similar. Aunque muestran viejas divisiones tribales, de momento están circunscritos a los bastiones de la oposición.

Con AFP.