rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Elecciones África Kenia

Publicado el • Modificado el

Kenia celebra sus elecciones en alerta máxima

media
El material electoral para los comicios en Kenia. Reuters/Baz Ratner

Kenia elige este martes a su presidente y representantes en unas elecciones que se celebran en condiciones de extrema precaución ante el temor de que vuelvan a estallar actos de violencia, como sucedió en 2007.


Los kenianos están citados a las urnas este martes para elegir a su nuevo presidente, pero también gobernadores, diputados, senadores, representantes locales y representantes de las mujeres en la asamblea. Un encuentro que se desarrolla en la incertidumbre y el miedo a que estallen actos de violencia, como sucedió ya en 2007.

Los candidatos a la presidencia son el saliente Uhuru Kenyatta, hijo del primer presidente del país, y el líder de la oposición Raila Odinga, cuyo ajustado duelo hace temer a una reproducción de los disturbios de 2007 en los que murieron miles de personas y otras 600.000 se vieron obligadas a abandonar sus hogares.

Enorme despliegue de seguridad

El Estado ha desplegado a 180.000 miembros de las fuerzas de seguridad para garantizar que los comicios se desarrollen en paz, aunque la medida no termina de tranquilizar a la población que ha agotado las mercancías en los supermercados y se traslada estos días a sus regiones de origen para poder votar; el movimiento ha llevado a las compañías a doblar incluso el precio de los pasajes, aunque solo quienes estén inscritos en otros lugares están autorizados a partir, según informa la AFP.

“La gente espera lo mejor, pero se prepara para lo peor”, resume Peter Wairimu, trabajador en una estación de servicio de Nairobi. “No estoy preocupado. Siempre hay pájaros de mal agüero”, considera un Rajan, un ciudadano que no cede ante la ansiedad y presagia, en cambio, unas elecciones tranquilas.

La votación en Kenia suele basarse en los sentimientos de pertenencia étnica Kenyatta (un kikuyu) y Odinga (un Luo), que establecieron dos poderosas alianzas electorales. Según los encuestadores, la presidencial dependerá de la capacidad de los dos campos para movilizar a sus simpatizantes el día del escrutinio.

Raila Odinga, el polémico y persistente candidato opositor

El veterano opositor Raila Odinga, de 72 años, se presenta a la presidencial por cuarta y última vez. En 2007 denunció un fraude en los comicios que dieron la victoria a Mwai Kibaki provocando el estallido de una revuelta que sumió al país en dos meses de violencia político-étnicas y una represión policial que acabó con la vida de 1.100 personas. También candidato en 2013, Odinga rechazó los resultados que le marcaron como perdedor ante Kenyatta.

Tanto Kenyatta como su vicepresidente William Ruto habían sido inculpados por crímenes de lesa humanidad por la Corte Penal Internacional tras los hechos de 2007, pero los cargos fueron finalmente retirados por falta de pruebas y ambos hicieron campaña apoyándose en el balance económico.

Desde 2013, la tasa de crecimiento del país superó el 5% y se han desarrollado las infraestructuras, mejorando especialmente las vías ferroviarias hacia Namibia y el puerto de Mombasa. Sin embargo, el crecimiento presente fuertes desigualdades regionales, una inflación de alimentos tras una fuerte sequía registrada a principios de año y una caída del turismo tras el ataque terrorista contra un centro comercial en 2013. La deuda del país supera además el 50% del PIB.

La amenaza yihadista

Por si fuera poco, el grupo terrorista Al Shabaab, filial de Al Qaeda en la zona, amenaza con boicotear las elecciones en represalia por el envío de tropas a Somalia para combatir el yihadismo. Hace tan solo unos días, los terroristas divulgaron un vídeo en el que ejecutaban a un militar keniano que mantenían en cautivo.

En paralelo, la Comisión Electoral Independiente de Kenia hace frente a numerosos desafíos logísticos de última hora y 11.000 colegios electorales no dispondrán de cobertura a la red lo que obligará a los presidentes de los colegios a trasladarse para conseguir una señal mejor retrasando la transmisión de los resultados.

Con información de AFP.