rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Nigeria Boko Haram Islamismo

Publicado el • Modificado el

El escalofriante testimonio de las cautivas de Boko Haram

media
Mujeres que fueron secuestradas por Boko Haram, en el campo de Malkohi, el 3 de mayo de 2015. REUTERS/Afolabi Sotunde

Las 275 mujeres liberadas el domingo del yugo del movimiento islamista en el norte de Nigeria describen el hambre, las vejaciones o matrimonios forzados a los que fueron sometidas. Un corresponsal de RFI pudo conversar con ellas sobre lo que padecieron durante meses. La semana pasada, 700 mujeres recobraron la libertad.


Las autoridades nigerianas han transferido más de 275 ex rehenes que el grupo islamista Boko Haram mantenía cautivos en un bosque de Sambisa a un campo de refugiados, en el Estado de Adamawa, al sur del estado de Borno. 

La mayoría son mujeres y niños que reciben cuidados en un perímetro supervisado por la Agencia Nacional de Gestión de Emergencias (NEMA).

El campo Malkohi se encuentra instalado en una escuela secundaria a 20 kilómetros de Yola.  El corresponsal de RFI confirma que los niños se encuentran con malnutrición crónica y están siendo tratados con suero.

Las 275 mujeres, que se  suman a las 700 rescatadas la pasada semana en la misma región, se ven traumatizadas, extenuadas por su captura, que para algunas duró semanas y otras, meses. Muchas volvieron embarazadas después de ser violadas. Algunas no pueden ni hablar.

Sin embargo, una de ellas aceptó hablar con RFI. “Me llamo Regina. Sufrimos mucho por culpa de Boko Haram. Los insurgentes mataron a nuestros maridos, nos arrancaron de nuestras casas para llevarnos al bosque de Sambisa, donde nos maltrataron. Nos convirtieron en esclavas. Muchas mujeres murieron en ese lugar. Agradecemos al ejército nigeriano que permitió nuestra liberación”, afirmó.

“Fuimos testigos de escenas que jamás pensamos que veríamos. Muchos niños aquí son huérfanos. Nosotras, somos todas viudas, estamos en shock, estamos traumatizadas”, agregó.

Otros testimonios relatan los matrimonios forzados, abusos sexuales y maltrato psicológico por parte de sus captores. A algunas se las obligó a ir a luchar al frente.

"Nos pidieron que nos casáramos con miembros de Boko Haram pero les dijimos que eso no era posible porque ya estábamos casadas", indicó Binta Abdullahi, una joven secuestrada de 18 años.

"Entonces nos dijeron que nos venderían como esclavas llegado el momento", explicó.
Lami Musa, de 19 años, contó a la agencia AFP haber escapado a un matrimonio forzado porque estaba embarazada, aunque sus secuestradores le dijeron que la desposarían una vez hubiera dado a luz.

"Por suerte, fui rescatada al día siguiente de tener a mi hijo", declaró.
La Cruz Roja se ocupa ahora de la recuperación de las víctimas. Varias mujeres resultaron heridas o perdieron la vida durante la operación de rescate.