rfi

Escuchar
  • Español
  • Último noticiero
  • RFI Mundo

Somalia ONU UNICEF

Publicado el • Modificado el

Seis empleados de la ONU mueren en atentado islamista en Somalia

media
Personal de seguridad junto al vehículo de la ONU después del ataque, el 20 de abril de 2015. @Reuters.

Al menos seis personas fallecieron en un ataque contra un autobús de Naciones Unidas perpetrado por combatientes shebab en la localidad de Garowe, el norte de Somalia. Un vocero de los islamistas dijo que el ataque había sido dirigido hacia las "fuerzas de colonización de Somalia".


Seis empleados de la ONU, entre ellos cuatro personas que trabajaban para UNICEF, murieron este lunes en un ataque llevado a cabo por militantes islamistas contra un autobús de Naciones Unidas en la localidad de Garowe (norte), capital de la región semiautónoma de Puntlandia.

Asimismo, siete empleados de Unicef se encuentran heridos en "estado crítico", según la policía.

Por el momento, se desconoce la nacionalidad de las víctimas. Según Unicef, el atentado, perpetrado con la ayuda de una bomba casera, se produjo cuando sus empleados cubrían el trayecto entre su domicilio y la oficina. Ese recorrido les suele llevar "normalmente, tres minutos en coche", precisó la agencia de la ONU.

El ataque fue condenado por el presidente somalí, Hasan Sheij Mohamud, quien estimó que este "ataque brutal" contra "el futuro del país": apuntando contra Unicef, los shebab atacaron también a los "niños somalíes", sostuvo.

Los shebab se adjudicaron el ataque. Un portavoz del grupo, Abdulaziz Abu Musab, dijo que al haber apuntado contra los agentes de la ONU había atacado a miembros de las "fuerzas de colonización de Somalia".

Somalia se encuentra en estado de guerra civil sin ningún poder central real desde la caída del presidente Siad Barre en 1991.

Los islamistas controlaron la capital y otrossectores del país durante seis meses en 2006. Desde entonces, aliados de Al Qaida, tratan de derrocar al gobierno, que es apoyado por la fuerza de la Unión Africana, Amsiom, en la que también participan efectivos de Yibuti, Etiopía, Kenia y Uganda.

También tratan de hacer fuertes en Kenia, donde perpetraron el 2 de abril el ataque contra la universidad de Garissa, donde mataron a 148 personas.